domingo, 2 de diciembre de 2007

Nudos



La vida es una sucesión de nudos que nos enredan y a veces nos asfixian. Buscando la manera de desenmarañar la confusión, la tela de araña nos envuelve y nos fija frente a una idea, una proyección de futuro o una posibilidad de elección. Que el camino se hace al andar ya lo dijo el poeta, pero no nos avisaron de que a veces cada nuevo paso es como un parto que se complica aún más que el anterior. Que la vida no es fácil ya lo sabía, que es corta, ya lo voy descubriendo, y que esconde sorpresas y espesuras a la vuelta de cada esquina cuando menos las esperas es la lección que toca ahora. Voy separando las cuerdas para que aunque el nudo permanezca corra el aire entre las fibras ásperas y deshilachadas. Que el sol las ilumine y las seque, que se aireen y se entrecrucen a su gusto, y seamos nudo y después nos veamos siendo más que el nudo y seamos también eternos aprendices.

7 comentarios:

A las lunes, diciembre 03, 2007 2:31:00 a. m. , Blogger Mart-ini ha dicho...

Decía mi abuelo que soplando el nudo ayuda a que se deshaga.... quizás pueda ayudarte...

 
A las lunes, diciembre 03, 2007 5:24:00 p. m. , Blogger santino ha dicho...

También los nuedos son utiles para sostener, o derribar, asegurar o ahorcar, depende siempre de como los uses. Saludos.

 
A las lunes, diciembre 03, 2007 11:27:00 p. m. , Blogger David ha dicho...

Siendo curiosos y dejándonos sorprender, nos convertimos en eternos aprendices. De ti, por ejemplo, se pueden sacar tantas cosas...

Tengo ganas de verte.

 
A las miércoles, diciembre 05, 2007 2:48:00 a. m. , Blogger Senses & Nonsenses ha dicho...

he tenido un deja-vú, esto de los nudos me suena a alguien cercano.
muchísimas gracias por el poema, un precioso punto final para el post.

un abrazo.

 
A las sábado, diciembre 08, 2007 3:45:00 a. m. , Blogger Pedro-Abeja ha dicho...

Pero tb a veces la vida nos lleva por sus hilos solita, guiándonos sin que apenas nos demos cuenta de que lo hace. Si tan sólo aprendiéramos a dejarnos llevar sin preguntarnos nada... Pero creo que eso no es propio de humanos.

Un beso, guapo!

 
A las sábado, diciembre 08, 2007 9:12:00 p. m. , Blogger Argax ha dicho...

Me quedo sin duda con lo del eterno aprendiz. No hay nada que me guste más que esa sensación de estar ante algo nuevo que quiero dominar.
Los nudos son inevitables, como las pelotillas de los jerseis, como las llamadas inportunas, como las mañanas demasiado húmedas. Pero si nos ponemos a mirar atrás hemos conseguido desanudar muchos de ellos.

Un abrazo.

 
A las jueves, diciembre 20, 2007 1:10:00 a. m. , Blogger MANUEL DELGADO ha dicho...

Hay marañas de nudos imposibles de desenmarañar... Lo mejor es comprar otra madeja y empezar a tejer para otro abrigo...
besinos

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

Locations of visitors to this page