jueves, 15 de noviembre de 2007

En el camino


Las claves del camino no son claras ni directas. Ni señales de tráfico ni mapas. A veces se cruza una liebre para despistar y no la alcanzas. Sobre la niebla una certeza. El trabajo nos define (en parte) y nos va construyendo (y destruyendo) día a día. Te enseña o te deforma, te ayuda a crecer o te enquista en el reino de lo mezquino. Sobrevives al Ogro y la mediocridad que te circunda. Pero necesitas algo más. No basta el gris cuando aspiras al arco iris. Pero tras tanto tiempo habituado al blanco y negro y ya dudas de si serás capaz de percibir los colores. A lo lejos oyes música y hueles otros mundos que están en éste pero al otro lado de un contrato o un golpe de suerte. Caminamos hacia esa luz interior antes de que se extinga.

8 comentarios:

A las jueves, noviembre 15, 2007 12:30:00 p. m. , Blogger David ha dicho...

En esta época en la que se valora sobre todo lo minimalista, el blanco y negro resultan hasta atractivos.

 
A las jueves, noviembre 15, 2007 1:43:00 p. m. , Blogger Mugalari ha dicho...

A veces es necesario ser consciente de lo que realmente nos importa en la vida. Y nos damos cuenta de que algunas cosas envenenan nuestros anhelos, nuestras esperanzas... entonces llega el momento de dar un salto al vacío, y tomar vuelo. El vértigo asusta, lo se, no siempre es fácil, pero en muchas ocasiones es vital...

 
A las viernes, noviembre 16, 2007 10:34:00 a. m. , Blogger ekiots ha dicho...

No tengas miedo de buscar el camino adecuado... o de definir tu mismo ese camino... al final serás tu quien decida pasar del blanco y negro al color... es un paso muy difícil y hay que estar muy seguro... pero a veces necesario... yo lo he hecho... y mereció la pena.
besos.

 
A las viernes, noviembre 16, 2007 8:32:00 p. m. , Blogger MANUEL DELGADO ha dicho...

Nunca me ha gustado el blanco y negro... Pero, si el negro es la ausencia de color, en el blanco están contenidos todos los colores. Es cuestión de poner el prisma adecuado delante de lo que miramos, para que la luz se descomponga en ese arcoiris que nos hará bien. Aprender a mirar, esa es la gran asignatura pendiente de todos los humanos.
besinos

 
A las viernes, noviembre 16, 2007 8:37:00 p. m. , Blogger NaT ha dicho...

El trabajo nos define (en parte) y nos va construyendo (y destruyendo) día a día.

Qué gran verdad Antinoo.

Que bonito eso de aspirar al arco iris y no ser gris, pero desde esta caja de cristal, es bastante dificil. No te dejes tentar por clarines de plata, no te dejes tentar por una libertad que es tan irreal como las nubes cuando te acercas a ellas.

Claro que a veces es necesario caer en esa tentación para sobrevivir....

Besos y muchas muchas sonrisas.
Andaremos hoy por donde siempre, por si queréis llamar.

 
A las martes, noviembre 20, 2007 2:09:00 a. m. , Blogger luigi ha dicho...

Pues prueba suerte con la loteria mientras encuentras el camino al arcoiris, aunque me consta que por Madrid, casi se vive en él. Besos guapo!

 
A las martes, noviembre 20, 2007 5:31:00 p. m. , Blogger Senses & Nonsenses ha dicho...

somewhere over the rainbow
skies are blue
and the dreams that you dare to dream
really do come true

un abrazo.

 
A las lunes, noviembre 26, 2007 7:59:00 p. m. , Blogger Argax ha dicho...

No estoy del todo de acuerdo con Nat. Puede que la realidad entendida como un absoluto sea una invención para mantenernos bien frustraditos, pero si podemos aspirar a nuestros pequeños homenajes a la libertad.
Las elecciones se van acumulando y si somos capaces de encauzarlas bien al menos nos habremos acercado a lo que queremos ser.

Yo siempre aspiraré al arco iris, me resisto a entregarme a esta bestia cínica que me visita cada día.

Un abrazo.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

Locations of visitors to this page