lunes, 12 de noviembre de 2007

Viaje


Caminas como de puntillas sobre la realidad y necesitas esconder tu indiferencia a los demás que no merecen un trato descortés.
Indagas en las fuentes de la insatisfacción y desconoces si la causa es una o múltiple. La cuestión es que sientes que no tienes nada que celebrar y que hay algunas cuestiones que debes solucionar antes de regresar a la vida.
Eres tú quien ha elegido y sin embargo experimentas un gran vacío. Ese hueco que rodea parte de tu existencia va absorbiendo tu entusiasmo y tu vitalidad.
En este viaje no son suficientes los buenos deseos. No ha llovido y la hierba no creció. Tanta aridez me convierte en un desconocido para mí mismo. Toca encerrarse a solas con uno mismo e ir poniendo un poco de orden.

11 comentarios:

A las lunes, noviembre 12, 2007 10:23:00 a. m. , Blogger Mart-ini ha dicho...

a veces eso es bueno.

 
A las lunes, noviembre 12, 2007 3:20:00 p. m. , Blogger David ha dicho...

Puede ser cosa también de la sequía, que nos está agrietando los sentimientos. El domingo parece que lloverá. Y, de paso, se llevará la contaminación.
Un abrazo para el chico entrañable.

 
A las lunes, noviembre 12, 2007 4:25:00 p. m. , Anonymous alejandro ha dicho...

lo mejor es buscar la ayuda de alguien para al menos encontrar algo que aunque no satisfaga plenamente, saque una sonrisa, lo otro vendra solo, poco a poco, pero con esfuerzo, ya sabes, busca algo de agua para que vayan creciendo las hojas, estas atraeran la lluvia :)

 
A las lunes, noviembre 12, 2007 6:53:00 p. m. , Blogger Mugalari ha dicho...

A veces es bueno retirarse un poco, para cuidar las plantas que nos crecen en el interior, retirar las mala hierbas que consumen energía. Otras veces es el propio encierro interior el que consume todo el aire y nos deja llenos de aridez. Cada uno debe saber reconocer si el problema viene de dentro o de fuera...

 
A las martes, noviembre 13, 2007 6:46:00 p. m. , Blogger NaT ha dicho...

Digo lo mismo que Mart-ini, a veces es bueno evadirse de uno mismo y buscarse en esa curva del camino en la que parece que uno se pierde, o en esa encrucijada de caminos en la que uno duda.
Me parece un texto de los más tristón y eso que el otro día te vi sonreir, eso sí, apra la próxima te quiero un poco más cerquita, que estabas muy lejos. Que ya sabes que tu sonrisa me ahce muuucho bien auqnue no lo creas.
Un beso bien grande y sonoro

 
A las martes, noviembre 13, 2007 11:00:00 p. m. , Blogger Senses & Nonsenses ha dicho...

me parece muy bien, pero sirve de bien poco.
es mejor perderse que encontrarse, creo...
en fin... la vida.

un abrazo.

 
A las miércoles, noviembre 14, 2007 1:16:00 a. m. , Blogger Antinoo Libre ha dicho...

Mart-ini,
Eso espero! besos!

David,
La sequía contribuye... luego hay que ver porqué no llueve por hay dentro, de dónde viene esa sequía interior... besos para el chico tierno.

Alejandro,
Creo que lo mejor es que me ayude yo solo... pero gracias por el consejo... besos!

Mugalari,
En eso estoy, explorando el origen... +besos!

Nat,
Tenemos que vernos un día con menos gente y menos copas de distancia ;) Más que tristeza es vacío... pero no pasa nada... Gracias por tus palabras cariñosas, la sonrisa no la pierdo cuando estoy con gente tan encantadora como tú...
besos y sonrisas :)

Senses,
Perdido ya estoy... así que al menos a estas alturas ya no tengo nada que perder...
Me alegro de encontrarte de nuevo... abrazos!!!

 
A las miércoles, noviembre 14, 2007 1:46:00 p. m. , Blogger ekiots ha dicho...

aún así, sentir tu calidez cuando se está a tu lado es algo que no se puede explicar... es cierto que por mucho que tengas la presencia y el apoyo de gente que te quiere, solo a ti te corresponde adentrarte en esa búsqueda que te devuelva a la vida plena... seguro que lo consigues...
ojalá volvamos a encontrarnos pronto...
besos.

 
A las miércoles, noviembre 14, 2007 11:54:00 p. m. , Blogger Pedro-Abeja ha dicho...

Así estuve yo hace no mucho: con necesidad absoluta, universal, por encima de todas las cosas, de encerrarme conmigo mismo y poner en orden las cosas, de decirte a ti mismo: aquí qué coño pasa?

Tuve la suerte de tener el tiempo y el sitio donde escaparme. Me fui a una casa que mis tios tienen en un pueblecito de la Alpujarra durante una semana, completamente solo. Me di mi tiempo, ralenticé mi reloj vital y empecé un libro lleno de árboles.

A veces hace falta y a veces también, funciona.

Un beso, guapo. Siento que no nos viéramos en Madrid. La próxima vez seguro.

 
A las viernes, noviembre 16, 2007 8:28:00 p. m. , Blogger MANUEL DELGADO ha dicho...

A veces, es necesario hacer el capullo... Como un gusano de seda, tejer un habitáculo opaco y aislado para tener el tiempo, el espacio, la concentración necesaria para convertirse en una nueva cosa. ¿Más bella? La belleza es subjetiva, pero siempre hay que convertirse en otra cosa mejor.
Porque, como decía la Agrado, "una es más auténtica cuanto más se parece a lo que ha soñado de sí misma"
besinos

 
A las sábado, noviembre 17, 2007 5:12:00 p. m. , Anonymous alejandro ha dicho...

cuando te dije alguien, perdona, buscaba el algo que hay en alguien :) vamos amigos, salidas, paseos, buscar el lado bueno de las cosas, que hacen que se vea la vida de otra forma, asi, sin darte cuenta, tras regarlo tu, te daras cuenta que se riega todo solo, sin exfuerzo alguno

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

Locations of visitors to this page