lunes, 22 de enero de 2007

Time



Dicen en un comment de un blog que he leído que para ver una peli de Kim Ki Duk hay que tener un día “voy a ver una peli de kim ki duk”. Y es posible, yo hoy lo tenía. El azar hacía que se demorara el momento, y hoy era el día. Uno de los mejores directores actuales cuando lo que uno necesita es mirarse un poco hacia adentro (y no estoy hablando precisamente de mirarse el ombligo). Time, la última peli de este coreano que nos ha regalado ya varias joyas que se encuentran entre las películas que más me han llegado (mi favorita, Primavera, Verano, Otoño, Invierno... y Primavera), nos habla de cómo afecta el paso del tiempo a las relaciones. De cómo nuestra inseguridad mal manejada nos puede llevar a hacer las mayores barbaridades cuando tememos perder al otro. Esta magnífica metáfora nos cuenta cómo los amantes se buscan sin encontrarse, en medio de potentes imágenes evocadoras salpicadas de belleza, aunque en esta ocasión (como ocurrió en su anterior película Hierro 3) también de violencia. Imborrable el recuerdo de la isla de Mo, y su parque de esculturas, donde el artista Lee II-ho nos ha volcado todo su mundo erótico-afectivo completamente fusionado con la naturaleza.




Porque a menudo acariciamos el sueño de que el encuentro dure para siempre. Y he aquí que el encuentro entre seres humanos es más probablemente la excepción, y que la norma es el desencuentro aderezado aquí y allí de encuentros. Lo que hoy es equilibrio, entendimiento, conexión, mañana es desequilibrio y tensión. Ni siquiera el “equilibrio inestable” del que habla el título de un libro de una buena amiga nuestra es representativo de lo que sucede la mayor parte del tiempo. En el amor, 2+2 hoy da 4, pero mañana no. Hoy te miro a los ojos y siento que podría seguir haciéndolo sin descanso durante el resto de mi vida, y mañana no te aguanto porque no has recogido las migas de la mesa. El amor es un pez naranja que se escurre entre mis dedos. Me fascina. A veces lo toco, lo siento entre mis dedos, lo acaricio. Pero otras veces el pez va más rápido que la mano o viceversa. Como mi radio que ayer dejé tan bien sintonizada y hoy cuando vuelvo a encenderla ya se perdió entre las ondas mi emisora favorita. A la pregunta que se formulan en la peli “¿puede el amor durar más de 2 años?” habría que añadir “¿es posible perpetuar el encuentro entre dos seres humanos?”, que viene a ser lo mismo pero poniendo el acento en el contacto. Reconozco que a pesar de mi optimismo innato, todavía no tengo respuesta.

Un buen instrumento para observar el fenómeno, desde mi punto de vista, es contemplarlo/contemplarnos /contemplarme desde la distancia. La distancia oxigena y repara, permite que cicatricen heridas y se asimilen las torpezas propias y ajenas. Como dijo Octavio Paz, y también plagio vilmente de otro blog...
“...para que pueda ser he de ser otro,
salir de mí, buscarme entre los otros,
los otros que no son si yo no existo,
los otros que me dan plena existencia,
no soy, no hay yo, siempre somos nosotros...”

Etiquetas: ,

8 comentarios:

A las martes, enero 23, 2007 2:35:00 a. m. , Blogger ekiots ha dicho...

el amor puede durar el tiempo que haga falta... pero para ello, el esfuerzo por buscar ese encuentro cada mañana, cada día... buscar esa mirada, ese gesto... saber su significado... y esperar... porque no podemos obsesionarnos.... esperar a ver como se suceden las cosas y ahú vemos si alguno de los dos cometió un error o dijo lo inapropiado... y todo para canalizar esa pequeña travesía inóspita hacia un nuevo encuentro que nos vuelva a dar esa seguridad el uno del otro.. y nos haga saber que el espíritu del amnor perdura...
Las cosas se avecinan tristes... porque voy a ser espectador de desencuentros entre personas que en su día se encontraron y se reconocieron como lúcidas y necesarias para compartir proyectos ilusionantes....es triste.... ya nada volverá a ser lo mismo.... y cuando vaya por la calle y me encuentre a esas personas... apenas podré ver un espectro pasar a mi lado.... más fantasmas mi querido antinooo.... más fantasmas con los que hay que convivir....

 
A las miércoles, enero 24, 2007 2:34:00 p. m. , Blogger Mugalari ha dicho...

Lo que termina aguando muchas veces las relaciones es no asumir que todos vamos evolucionando. Sentimos atracción hacia una persona. Pero esa persona no es un ser estático, su personalidad va cambiando, va evolucionando, y en esto no se cumplen las leyes de la evolución de Darwin. La evolución no siempre es para mejorar. Hay veces en que esa evolución temrina transformando a la persona amada en un ser irreconocible, o nos transforma en personas totalmente insoportables... es entonces cuando sentimos frustración, nos sentimos engañados, estafados...

 
A las jueves, enero 25, 2007 1:02:00 a. m. , Anonymous Anónimo ha dicho...

Ay! ANTINOO en qué temas te metes ... Me parecen tan complejos tus enigmas, tus preguntas. Me gusta lo de “...para que pueda ser he de ser otro,
salir de mí, buscarme entre los otros ..." Un cierto voyeurismo que en este momento se ha apoderado de mi, me hace mirar con insistencia cómo lo hacen los otros, como muchos otros intentan el encuentro, cómo buscan desesperadamente el salvar el vínculo, como insisten hasta el hartazgo con fórmulas inútiles, cómo aquello que les embriagó en un momento ahora les provoca repulsión y cómo todo gira en torno a un reproche, siempre dirigido al cambio del otro .... Lo peor es que eso que veo en los otros no me gusta, menos cuando me veo reflejada en ellos/ellas, cuando veo mis errores, mi ceguera ... y no lo quiero, no quiero estar ahi de nuevo, repetir modelos que no dejan de aparecer aunque lleves una vida peleando para no reproducirlos... y ahi estoy contemplándome desde la distancia/tiempo, (porque por fin he dado la bienvenida a mi fantasma)contemplando a otros, y dándole vueltas a lo del encuentro y creyendo que más bien tenemos que conformarnos con brillantes y fugaces chispazos que se encienden, se apagan, brillan con intensidad en la noche oscura, pierden su brillo cuando hay otras fuentes de luz; a veces calientan, otras queman; iluminan, enceguecen ...
2241

 
A las jueves, enero 25, 2007 1:03:00 a. m. , Anonymous Anónimo ha dicho...

Perdona Antinoo, que no me he identidicado, el tercer comentario es mío, 2046

 
A las jueves, enero 25, 2007 1:20:00 a. m. , Blogger Antinoo Libre ha dicho...

Ekiots: totalmente de acuerdo... pero creo que a veces cuidar la relación no es suficiente para que dure... no siempre...
Suerte en la coexistencia con tus fantasmas...
Mugarlari: también de acuerdo... es difícil crecer juntos... los caminos a veces pueden ser divergentes :(
2046: son los temas que la vida nos presenta, así que para qué evitarlos...
Es verdad, yo tampoco quiero reproducir esos clichés. No me resigno a ello.
Tampoco renuncio a vivir esos momentos, duren lo que duren, ya sean fugaces o duraderos, le doy una oportunidad al encuentro, por difícil que sea... ¿acaso hay algo que pueda hacernos más felices?
Nos vemos pronto!!!!

 
A las martes, enero 30, 2007 10:48:00 a. m. , Blogger Kactus ha dicho...

También debía tener un día Kim Ki-duk pq me gustó Time, a pesar de las críticas en contra.
Una pregunta: ¿Cuanto puede durar el amor?
Estoy intentando encontrar información de la isla de Mo y el parque de las esculturas sin resultado.

 
A las martes, enero 30, 2007 9:41:00 p. m. , Blogger Antinoo Libre ha dicho...

Kaktus: bienvenida!Me alegro de que te gustara también Time. Yo también ando intentando responder esa pregunta... aunque te confieso: el día 8 de febrero el amor cumplirá ya en mi caso ¡5 añitos!!!!!

 
A las sábado, febrero 03, 2007 5:52:00 p. m. , Blogger Hôichi ha dicho...

Es cierto es un cine durillo, o te gusta o no. A mi me gusta bastante, pero de todas formas, estoy de acuerdo no siempre es buen momento para verlo.

saludos

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

Locations of visitors to this page