lunes, 11 de diciembre de 2006

Un genocida menos


Hoy el mundo se despierta con un genocida menos. Liberados nuestros corazones de su presencia, no cesa la indignación, pero algo de tranquilidad sí que llega aún sabiendo que no podrá el exdictador responder ya ante la justicia por todas las causas pendientes. Aunque sabemos que personajes terribles siguen manejando los hilos del poder en muchos lugares. Aunque sabemos que poco contaba ya y poco poder tenía ya, que sepamos, el desaparecido. Si acaso el suficiente para mantenerse a salvo de la justicia y en la opulencia. Pero es el valor simbólico de su pérdida lo que nos hace respirar hoy más tranquilos. Es como si escampara tras una tormenta que ha durado décadas. Como si se esfumara una nube tóxica que ensombrecía nuestro interior con su permanencia impune. No se ha hecho justicia, no, pero se ha estado cerca. Algo se ha movido. Algo ha cambiado en el mundo, gracias en gran parte a Amnistía Internacional y a las familias de las víctimas que nos han dado una gran lección de perseverancia y deseo de justicia. Seguirá existiendo impunidad, seguirán perdiendo los de siempre, los que desean un mundo más justo y más igualitario. Sin embargo hoy nos conforta que gobierne Chile la hija de una víctima, preocupada por las desigualdades y que está trayendo prosperidad a su pueblo. Y sentimos hoy la paz de saber que el mundo es un poco menos gris y un poco más luminoso. Brindo con los que ayer brindaron y aún hoy siguen brindando…

Etiquetas:

3 comentarios:

A las martes, diciembre 12, 2006 8:23:00 p. m. , Blogger Mugalari ha dicho...

No te falta razón. Me enteré de esta noticia precisamente en cierta preciosa casa de madrid(jejeje), y desde enetonces no hago mas que sentir cosas encontradas, como alegría (lo que me acerca a quienes justifican la pena de muerte), tristeza (porque este personaje ya no va a repsonder ante la justicia por sus crímenes),...
Bueno, a quienes creemos en una justicia superior (que no infinita, como la de Bush), tenemos la esperanza de que de alguna manera recibirá el trato que se merece. Quien sabe, quiza en el último momento se ha dado cuenta de todo el dolor y el daño que ha causado. Esa desde luego es mi esperanza...

 
A las jueves, diciembre 14, 2006 1:14:00 a. m. , Blogger Antinoo Libre ha dicho...

Me gustaría pensar como tú... pero yo no vi muestras de arrepentimiento sino más bien de autoafirmación... el ser humano tiene esa infinita capacidad para justificar lo injustificable y para convencerse de que uno está en lo cierto y todos los demás equivocados. Pocos son los que tienen la talla humana suficiente para ser autocríticos de forma sistemática y reconocer los propios errores...

 
A las lunes, diciembre 18, 2006 5:15:00 p. m. , Blogger Amilamia ha dicho...

pués sí, un genocida menos, ¡pero cuánto duró!. Se fue así, sin haber sufrido ni una 0.00000000001% de lo que sufrieron sus víctimas.
Bicos
Amilamia

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

Locations of visitors to this page