miércoles, 14 de mayo de 2008

Soledades

Todos llevamos una historia con nosotros. Una historia de abrazos y de soledades. Son los abrazos que nos dieron. O los que no nos dieron. A veces esa historia encuentra la forma de un depósito de afectos que nos conmueve al removerlo. Para otros es un gran vacío. Para algunos un infierno que a duras penas se atreven a recordar. La sobrecogedora historia descrita en el reportaje Huérfanos de la barbarie nazi publicado en El País, y que me ha descubierto Vulcano, nos abre la puerta a los abismos junto a los que transitan tantas víctimas de guerras y tragedias. El choque entre las imágenes de los niños sobreprotegidos y sobrados de anoche en televisión embaucados por la promesa de un triunfo vacío y frívolo es brutal al contrastarlo con las escenas que José Luis Barbería perfila en su artículo. Son unos cuantos trazos de vidas desgajadas reiteradamente de sus sucesivas raíces. Algunos de ellos no son capaces de confesar lo que vivieron. Otros encontraron a los que creen sus progenitores y entonces son estos los que no se atreven a confesar. El desarraigo debe producir una profunda sensación de soledad. Como matojos a merced del viento estos niños rodaron por el mundo hasta encontrar su lugar. Sorprenden las personas altruistas que pensaron en ellos cuando serlo no estaba de moda y considerando los riesgos más que elevados que corrieron. Cuántas historias y cuánto dolor permanecerán sepultadas todavía. Cuántos seres humanos morirán con la conciencia de las crueldades inflingidas, las muertes innecesarias, los hijos arrancados, la dignidad perdida. Recuperar la memoria es necesario para devolver esa dignidad a quiénes se la arrebataron. Reescribir esas historias truncadas es poner orden en las conciencias y recolocar a cada cual en el lugar que le corresponde.

4 comentarios:

A las miércoles, mayo 14, 2008 11:36:00 p. m. , Anonymous antoniogil ha dicho...

ese articulo se me quedo corto, me parece que dejas ver que a ti tambien, fijate que tienen una vida larga, como el de las victimas de vietnan del mismo periodico, quiza la soledad que mencionas al contrario de lo que parece, que en el momento se alarga, ciertamente nos hace la vida mucho mas corta, o quiza sea que sentimos un sufrimiento del lado del verdugo, y se hace corto, lo digo por la "suerte" que hemos tenido nosotros

 
A las viernes, mayo 16, 2008 9:12:00 p. m. , Blogger Mart-ini ha dicho...

Lo leo...

 
A las sábado, mayo 24, 2008 1:19:00 a. m. , Blogger Capri c'est fini ha dicho...

El desarraigo de las víctimas de las guerras, los desplazados, el horror de los muertos... son experiencias tan traumáticas en una persona adulta, que no m quiero ni imaginar cual es el efecto producido en los niños. Una marca de fuego para toda la vida. Una desgracia. Saludos.

 
A las sábado, mayo 24, 2008 7:16:00 p. m. , Blogger Argax ha dicho...

Yo sólo sé que lo que no se dice (escribe) no existe.
Voy a leer el artículo.

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

Locations of visitors to this page