jueves, 5 de julio de 2007

Resistencia

"Lo que no pudieron perdonarle, aquello por lo que lo metieron en prisión sin que el poderoso señor de Bragadin pudiera rescatarlo, lo que de verdad era peligroso y constituía un crimen y un pecado a los ojos de las autoridades era una cosa bien distinta; no se trataba de sus actos, de los delitos o de los errores que hubiese cometido, sino de su manera de comportarse, de su manera de ser. “Era imposible que me perdonaran”, pensó, comprendiéndolos, y se encogió de hombros. Porque el mundo exigía orden y consentimiento, rendición a regañadientes, sumisión incondicional a las leyes divinas y humanas. Pero dentro de él, de manera arraigada y terrible, ardía la llama de la resistencia; y eso no podían perdonárselo."
Sándor Márai
El amante de Bolzano



Cuando las tropas enemigas están ocupando el espacio de la dignidad, una actitud saludable es la de resistencia. Cuando las opciones son limitadas, al menos salvar los muebles de la autoestima. No sé si moriré de pie, pero mi intención es mantener la cabeza bien alta. Frente al desequilibrio y la desproporción del contrincante, la perspectiva y la serenidad del atacado. Me estoy fabricando un escudo de sensatez a la vez que intento encontrar una salida digna. ¿A quién se le ocurriría aquello de poner la otra mejilla? ¿En qué mundo vivía?


Recientemente he conocido a personas que viven sitiadas por la ignominia. Seres que no pierden la sonrisa en medio del naufragio. La sonrisa no puede ser gratuita. Debe regalarse sólo a quien la merece. Pero es un bálsamo que mantiene los lazos con el fragmento del mundo que se mantiene en pie y que nos nutre. Hay sonrisas que hacen temblar el mundo. Y hay abrazos que nos conectan con la vida y nos llenan de energía. Uno no sabe muy bien por qué pero elige seguir adelante.


Etiquetas:

1 comentarios:

A las viernes, julio 06, 2007 6:01:00 p. m. , Blogger Mart-ini ha dicho...

Yo, sobre todo y gracias al cielo, esa afrenta pública solo la vivo a veces en el trabajo... que siendo como es, son 8 horas y adiós, aunque a veces es dificil desconectar..

Y es cierto, aunque la sonrisa es un bien escaso en este mundo y ya que se ofrece hay que hacerlo a las personas que lo merecen, resulta un bálsamo milagroso para el corazón...

Mi mejor sonrisa para tí, por ser tú... (ibuprofenada, claro)

 

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal

Locations of visitors to this page